Aumentan los despidos en el sector industrial

El sector industrial o secundario, es decir aquel en el que se transforma la materia prima en bienes y productos de consumo, ha sido el más afectado durante la larga crisis de la que se dice que estamos saliendo poco a poco, de ahí la importancia de un buen asesoramiento jurídico como el de Marben Abogados.

En los años en los que parecía que todo iba bien se crearon muchos puestos de trabajo en subsectores como la construcción y la automoción, y es que al fin y al cabo la demanda de pisos o vehículos, por poner algunos ejemplos, lo justificaba.

Las consecuencias de la crisis

Las crisis se caracterizan por provocar reacciones en cadena, y cuando los bolsillos de los consumidores se vaciaron bajó esta demanda, por lo que aumentaron los despidos, y lógicamente las personas afectadas dejaron a su vez de tener poder adquisitivo para consumir al mismo nivel que antes.

Pero uno de los motivos más claros para explicar el aumento de despidos en el sector industrial es el aumento de las importaciones, lo que ha conllevado que la demanda de productos fabricados en territorio nacional disminuyera y, por lo tanto, los fabricantes se vieran obligados a hacer recortes de plantel. Pero también ha afectado la disminución de las exportaciones, en parte por culpa de la crisis económica brasileña.

Los números que ofrece el Centro de Economía Política Argentina, también conocido por sus siglas CEPA, son estremecedores: en el primer semestre de este año se ha despedido a más de 160.000 personas del sector metalúrgico –180.000 contando suspensiones temporales, que son reducciones de horario laboral con la consiguiente reducción de salario-, algo que ha afectado a trabajadores de prácticamente todas las empresas del sector.

Ello se debe a la bajada en el consumo, y al parecer se nota especialmente en el ámbito de los electrodomésticos, cuyos precios han subido y, por lo tanto, han dejado de ser tan asequibles para la población, que al optar por otras marcas como lógica reacción ha llevado a esta situación.

Lógicamente, con los despidos masivos la consecuencia tarde o temprano es la de la bajada de la demanda de productos y servicios, por lo que se están viendo ya afectados también por los despidos los trabajadores de comercios y otros negocios del sector terciario.

no-mas-despidos

Esta ola de despidos es más que evidente, aunque en algunos casos se intenten disimular en forma de retiros voluntarios o jubilaciones anticipadas, y afecta especialmente a los sectores automovilístico, siderúrgico, textil y de materiales de la construcción, entre otros.

El gobierno de Mauricio Macri, en el poder desde diciembre de 2015, durante el cual ha tenido lugar este altísimo número de despidos, intenta mientras tanto impedir la aplicación de la Ley Antidespidos, que de 2002 a 2007 castigaba esta práctica con una doble indemnización hasta que el paro bajara del 10%. En unos tiempos de crisis que hacen pensar que habría que tomar alguna medida de emergencia de este tipo, para algunos esta sería la solución ideal, mientras que para otros es insuficiente y, para unos terceros, impensable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *